Por: Rubén Guía Chirino @rguia

 

    Hoy 22 de junio de 2017, ha caído otro joven que luchaba por su libertad y su país, nuevamente a manos de la Guardia Nacional, a no menos de pocos metros y días de que un hecho similar ocurriese, con el mismo saldo fatal y con la autoría del mismo grupo de lacayos que sostienen la dictadura. Ante esta sistemática violación de TODOS los derechos humanos, creo que todos los venezolanos nos preguntamos ¿Qué pasa  con nuestro derecho a la vida? además de cuestionarnos ¿Para qué tenemos ejercito o guardia nacional – sí, en minúsculas?

 

     En primer lugar, el derecho a la vida no es simplemente lo que el artículo 43 de la Constitución contiene, que se podría resumir como que al Estado no le es legítimo disponer de la vida de nadie. Pero, ¿De que sirve que al Estado no le esté permitido acabar con la vida de nadie, si el Estado tampoco  te permite tener un proyecto de vida? es que acaso ese joven que hoy perdió su vida a manos de unos delincuentes ¿No estaba allí porque el Estado venezolano no le permite tener un proyecto de vida? ¿Es que a acaso los millones de venezolanos que salen a la calle a riesgo de perder lo poco que queda, no están allí porque el gobierno les quitó el derecho a vivir como mejor les parezca a ellos y no a unos «burócratas» ?

 

        En conclusión el derecho a la vida, consiste realmente en que cada quien tenga el proyecto de vida que cada uno considere mejor para sí mismo, y si algún gobierno decide dirigir como usted debe vivir su vida; en el ejercicio de ese mismo derecho, usted puede y debe salir a la calle a hacerle saber que no quiere que le digan como vivir su vida, que el estado no es un papá ni una mamá y mucho menos una familia; el Estado halla su única razón -justa y legítima- de existir, para proteger los derechos individuales, vida libertad y propiedad.

 

        Ante este desgarrador momento que vivimos todos los venezolanos, no debemos claudicar en nuestro ejercicio del derecho a la vida, que hoy más que nunca se ejerce en la calle, haciéndole saber con contundencia y rebeldía al régimen que no puede decidir sobre como vivir nuestra vida ni como terminar con ella .

 

          Por los momentos, corresponde hacerle el merecido homenaje a los caídos, con tristeza, pero celebrando su valentía la cual ha impedido que sobre Venezuela, se termine de sumergir en las tinieblas más oscuras del totalitarismo, que  hoy en día pretende relativizar tan fundamental derecho, llamándonos terroristas y gurimberos.

 

!In memorian de todos los valientes caídos en la lucha por la vida!  Paz a sus almas