Reflexiones sobre inminente libertad

por | 23/Feb/2019 | Actualidad

Más allá de la destrucción de la ayuda humanitaria.

Sobre la ocupación cubana y sobre  la intervención en Cuba y sus territorios de ocupación.

¿Será que alguno creía que la tiranía iba a reducirse y sucumbir ante la más grande manifestación de civismo y genuino deseo de resolver mediante canales pacíficos el conflicto? Pues no es así. Todos sabíamos que no ocurriría, es más, podía anticiparse hasta el ataque y la destrucción de la ayuda humanitaria.

¿Había igualmente que hacer ese concierto y todos los intentos de ingresar la ayuda, y los que sean necesarios? Efectivamente si, por muchas razones, pero principalmente dos. 

La primera para confirmar para nosotros mismos y el resto de la comunidad global que somos ciudadanos el civismo que siempre apelamos a la paz hasta los momentos más extremos y últimos antes de arribar a circunstancias que ameritan actuaciones de mayor contundencia.

La segunda. Para demostrar, una vez más, el carácter ponerogénico del chavista, recientemente devenido en madurismo que se ha presentado como mejor ejemplo del neo totalitarismo del siglo XXI como manifestación de la más pura maldad en todas sus dimensiones, obra cumbre de uno de los fenómenos más atroces de la humanidad, el castro comunismo.

Hoy, en estas aciagas horas del sábado 23 de febrero de 2019, cuando son exactamente las 7:40 pm, bien valga destacar que la maldad de los agentes  del madurismo no tiene límites en cuanto a su deseo de causar el mayor daño, baste recordar que sus ideólogos poco les importó llevar a la humanidad al exterminio total tal como ocurrió con la crisis de los misiles rusos en cuba y que como resultado de los acuerdos logrados para superarla, Kennedy y Khruschev, acordaron, en términos expresos y otros implícitos, que los Estados Unidos no invadiría a Cuba no solo si se retiraban los misiles así como otras prestaciones relativas al armamento nuclear, sino también otras condiciones no tan generalmente conocidas y que hoy bien merece tener en cuenta.

Resulta que como puede perfectamente leerse de las comunicaciones que entre estos personajes intercambiaran sobre el asunto, Kennedy manifestó que no se invadiría la instalación si además de tal retiro de los misiles, Cuba no cometiera ningún acto de agresión contra ninguna nación del  hemisferio  occidental.

En la situación que hoy padecemos, en un asunto de eminente mérito, Cuba no sólo ha cometido actos de agresión contra Venezuela, sino materialmente la mantiene ocupada y secuestrados a sus ciudadanos, ocupación y secuestro que iniciara por uno de los agentes de las crisis que casi extermina a la humanidad, sino que hoy se continúa y se arrecia por otro agente cómo lo es el propio tirano, quien en modo alguno ostenta legitimidad de ninguna clase y menos aún representan al estado venezolano.

Debemos estar preclaros en entender que no solo este es un asunto de llevar ayuda humanitaria a todos los que la necesitan, que ya es una labor titánica ante tanta destrucción y miseria, sino también la recuperación de la democracia, la República y sus instituciones de sus perversos y malvados captores, y para lo cual si llegase a ser necesario sería legítimo no solo el ingreso de muchas otras formas de apoyo sino incluso, atendiendo al propio condicionado de 1962, el de ejercer las acciones contundentes  contra los agentes  del mal originarios trayendo como muy aspirada consecuencia la verdadera liberación de ambos pueblos, el  venezolano y el cubano.

Ese si sería un buen 24 de febrero, para rememorar el de 1895 y no la impostura que se pretende como la de imponer una supuesta constitución que no es más que un más pesado yugo.

Viva Venezuela libre.

Viva Cuba libre.

"You refer to the importance of my statements on an invasion of Cuba and of our intention to fulfill them, so that no doubts are sown from the very start. I have already stated my position publicly in my press conference on November 20th, and I am glad that this statement appears to have your understanding; we have never wanted to be driven by the acts of others into war in Cuba. The other side of the coin, however, is that we do need to have adequate assurances that all offensive weapons are removed from Cuba and are not reintroduced, and that Cuba itself commits no aggressive acts against any of the nations of the Western Hemisphere. As I understand you, you feel confident that Cuba will not in fact engage in such aggressive acts, and of course I already have your own assurance about the offensive weapons. So I myself should suppose that you could accept our position—but it is probably better to leave final discussion of these matters to our representatives in New York. I quite agree with you that the larger part of the crisis has now been ended and we should not permit others to stand in the way of promptly settling the rest without further acrimony." Disponible en: https://history.state.gov/historicaldocuments/frus1961-63v06/d84 

Fotografia tomada de: https://babalublog.com/2016/07/01/cuba-to-venezuela-forget-about-the-gringos/

Compartir puede hacer la diferencia!

Abogado Universidad Católica Andrés Bello, Caracas, Venezuela; Especialista en Derecho Procesal Constitucional. Universidad Monteávila, Caracas, Venezuela; Magister en Derecho Económico Europeo. Université de Droit, d’Economie et des SciencesD’Aix-Marseille, Aix-en-Provence, Francia; Maestrando en Derecho Procesal Constitucional. Universidad Nacional de Lomas de Zamora, Argentina. Profesor Universidad Católica Andrés Bello y Universidad Monteávila. Director del Centro de Investigación y Promoción de Cultura Jurídica y miembro del Consejo Editorial de la Revista Electrónica de Investigación y Asesoría Jurídica de la Asamblea Nacional de Venezuela.